top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

843 - Nieve, comida y sol.

Después de doce horas de placentero dormir hemos amanecido de la mejor forma posible, sin resaca. Mer, isleña que comienza a aprender español, ha sido capaz de sacar a Clara de la cama hinchable del salón con un cariñoso “buenos días”, y Clara, que aún no ha asumido el frío, ha corrido a abrigarse para un día llamado a la nieve y la comida.


Tallin en invierno es una ciudad distinta. Podría compararse con lo que la primavera hace en Madrid, aunque la nieve tiene la capacidad de convertir lo soviético en bello, y eso es un gran cumplido.


La nieve, que recubre cada centímetro de la ciudad, es un buen recordatorio de lo mucho que se anda cuando se visita. Café mediante y después de nuestra expedición a Kopli, Clara no ha podido mas que sentirse pequeña en una ciudad que tampoco es tan grande, o al menos eso parecía al verla contemplar sus pasos desaparecer en una avenida con más nieve que adoquines.


Horas después de nuestra salida de casa y con medio Tallin recorrido, fuimos a parar al mercado de la plaza central, lugar que se ha vestido con casetas navideñas y sus mejores galas. Algo más tarde, y habiendo mediado algún plato tradicional decidimos refugiarnos de la oscuridad en Olde Hansa y entre el ruido de la felicidad navideña  y la luz de las velas disfrutamos de algo tan español y único, una buena sobremesa.


Domingo 3 de diciembre de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #843



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page