top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

733 -Otra vez Flanigan.

Hay tradiciones que se heredan, ya sea por idolatría de los hijos o por empeño de los padres. Estas tradiciones, que comprenden mucho más que manías, rituales y gestos suelen ir acompañadas de un hacer inconsciente donde el hijo acaba siguiendo aquello que sus padres hicieron antes que él.


Mis padres, grandes personas que han sabido disfrutar de la vida y que lo siguen haciendo nos inculcaron que las comidas y cenas van más allá del plato. Que eso de las tertulias durante y después del comer eran algo necesario, y por supuesto, que el verdadero disfrute fuera de casa suele ir acompañado de un buen servicio por el que hay que pagar a sabiendas del valor inmaterial de las cosas.


En mis veinticinco años he tenido la suerte de haber tenido siempre un sitio en la mesa. Es cierto que con hermanos mayores yo solía intentar parecerme a ellos, y que supongo que es más fácil controlar a un crío en una mesa con cinco adultos.


Como buen español que ha crecido entorno a una mesa he aprendido a valorar los buenos sitios, que no necesariamente son los más caros o elegantes, véase Bar Goya, Mayflower, Jurucha o Pizza Coyote. Pero por supuesto, he aprendido a valorar los buenos lugares que invitan a volver, esos pequeños resquicios de la España de modales y del respeto a la palabra, esos sitios como Flanigan que nunca de olvidan.


Hoy he vuelto con mi hermano y mi amigo Jorge a cenar en Flanigan, lugar que me ha visto crecer y en el que he visto a mis padres y sus amigos ser felices, lugar donde ahora me toca a mí coger el relevo. Un pequeño rincón de Puerto Portals que como le dediqué a Miguel, amigo de mis padres y dueño, es un Feliz Lugar A donde Navegan Intrépidamente Gentes Amables y Nobles (F.L.A.N.I.G.A.N)


Martes 15 de agosto de 2023

Mallorca, España

Recuerdo #733



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page