332 - Relojes y funciones.

Hace un par de meses decidí huir de mi querido y amortizado Garmin. El exceso de datos me estaba haciendo perder la cabeza, y ahora, con algo de perspectiva y una pulsera Whoop en mi mano derecha, puedo decir que acerté.


Es verdad que la Whoop me sigue dando muchos de los datos con los que me he acostumbrado a regir mi entrenamiento. Pero solo los necesarios, sueño, pulsaciones, estrés y respiración. Y gracias a ellos puedo ver que hoy he dormido mal, y que mi corazón de sesenta pulsaciones en reposo necesita descanso para volver a las cuarenta que acostumbra.


Dejando de lado datos y salud, hoy escribo esto como consecuencia de aquella decisión. Vender mi Garmin supuso volver a rescatar esos relojes de mis padres que cogían polvo en un cajón, y entre tanto reencuentro volví a devorar revistas de relojes.


Pues bien, resulta que a la par que yo me volvía loco con los relojes japoneses y los movimientos Miyota, mi amigo Gonzalo hacía lo mismo. Y en semanas de constante intercambio de vídeos y artículos, Seiko anunció los SKK00, unos GMT automáticos que deberían costar un par de miles de euros y no superan el precio de salir tres findes en Madrid


Con estos Seiko GMT, los japoneses han logrado plantar cara (otra vez) al resto de fabricantes. Los relojes aún pueden seguir siendo una pieza de ingeniería asequible, y con su calibre 4R34 lo demuestran.


Más allá de la épica y maravilla del SKK00, esto lo escribo porque Gonzalo y yo decidimos comprarnos cada uno uno. Él la referencia SKX001, con la esfera negra y yo la referencia SKX005 con la esfera naranja.


Me cuesta creer que el primer reloj que me haya comprado haya sido esta pequeña gran joya japonesa, que espero en algún momento pierda el polvo cuando alguno de mis hijos me lo robe de mi cajón

.

Lunes 11 de julio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 332




23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo