top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

875 - Eme de Madrid, eme de Mer.

Madrid es una ciudad que disfruta viendo al exiliado volver. Lugar donde las amistades en la distancia, si se cuidan, vuelven a su punto más álgido cuando uno vuelve a ellas. Madrid es un lugar en el que además de ser casa de muchos de mis amigos, logra sacar lo mejor de cada uno.


Mis amigos, que además de muy variados y variopintos, son personas de mucha vida interior. Incluso el más hombretón de todos guarda en sí una sensibilidad especial. Y ayer, en la noche del primer día del Madrid de Mer, mis amigos me dieron una lección de sensibilidad, dulzura y amistad, y todo ello bajo el techo de un rincón especial para mí.


No sé muy bien cómo ni cuándo me enamoré del cubano de la calle Barbieri que tiene por nombre Zara. Un pequeño rincón de La Habana en Madrid en el que siempre que nos reunimos más de diez nos vamos con varias jarras de daikiris, muy buenos recuerdos y ganas de volver a por la yuca.


Mer, que en sus primeras veinticuatro horas ha desayunado, comido y cenado en cantidades españolas, se presentó en Zara dispuesta a demostrarme una vez más que aún tengo mucho  que descubrir de ella. Y es que Merzeede, con un nombre tan poco madrileño me demostró que su nombre lleva eme de Madrid.


Pasaron las horas, lo que empezó en el cubano acabó en el antiguo Bar Amor. Mis amigos, con nombres y vidas tan diferentes, fueron seduciendo a Mer, quien al volver a casa, me dijo que debo estar orgulloso por haber juntado a tanta gente. Y yo, con alguna palabra de más fruto de los daikiris, no podía evitar pensar que la cena no fue por mí, si no para celebrar que mis amigos son gente maravillosa.


Jueves 4 de enero de 2024

Madrid, España

Recuerdo #875





31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page