top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

563 - Volver a competir.

No sé cuántas veces habré dicho que al fútbol se juega para ganar, y no para alegrar a una panda de hijos de puta. El fútbol debe ser una guerra dentro del campo, y no hay mayor respeto que tratar al contrario como enemigo.


Me saca de quicio esa nueva corriente de pensamiento que intenta hacer de los derbis algo amigable. Aficiones rivales que comparten previas y una prensa que vive por y para desterrar toda pasión del fútbol para tratar de convertirlo en un negocio para espectadores. Tal vez por ello uno puede encontrar en el fútbol amateur la verdadera esencia de este maravilloso deporte. Y hoy, en mi primer torneo desde mi operación, me alegra saber que llego a casa con una rodilla ensangrentada, un tobillo amoratado y unos riñones que han sufrido por codazos.


El fútbol debe ser una guerra, y una vez suena el pitido final hay que ir a por ese central que tanta leña ha repartido para decirle entre risas que es un hijo de puta, que ya le devolverás la que te ha dado. Y sin esa diferencia entre lo que ocurre dentro y lo de fuera el fútbol no me interesa.


Hoy he jugado mi primer torneo, cinco partidos donde mi querido equipo lo ha dado todo. Y llego feliz a casa, porque además de mi hat-trick o de mi gran partido en la final (que hemos perdido en penaltis) he repartido cera a un adolescente que ha intentado hacer una filigrana en el último minuto.


Pocas cosas me producen más satisfacción que dejarme el alma en el campo, y para ello hay que saber marcar los límites con chavales venidos a más por saber hacer un sombrero. Y como le he dicho al final del partido, esa carga por tu sombrero de tacón ha sido un aviso, la próxima será en serio. Y como el fútbol es un deporte competitivo y maravilloso se ha reído y me ha dicho que lo sentía, que había sido un gilipollas.


Qué felicidad volver a competir y no podría haber mejor regreso que hacerlo en las instalaciones del estadio que hace cuatro años vio al Atleti conquistar una Supercopa de Europa. Razón por la que ahora vivo en el Báltico, razón por la que vivo enamorado de una vida tranquila y monacal.


Domingo 26 de febrero de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #563




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page