Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

460 - El cantante.

Creo que hay pocos álbumes en la historia de la música de habla hispana que traten con tanta delicadeza los dilemas existenciales de la vida.


En tan solo doce canciones Don Andrés es capaz de desnudar al Estadio Azteca, a la amistad, a la Libertad e incluso a su querida Malena. Y si uno tiene paciencia y dedica cuarenta y tantos minutos a escuchar el álbum en orden, decenas de matices aparecen, y yo, iletrado en esto de la música, me atrevo a decir que es la historia de su vida.


Pero más allá de lo que un joven pueda ver en las canciones de El Salmón, he de decir que ademas de ser un álbum precioso, es uno de mis vinilos favoritos. Y es que mientras escribo delante de mi tocadiscos, busco una cómoda posición en el suelo, y en la medida de lo posible, trato de recordar mi día de hoy.


Si fuera Calamaro, dedicaría varias estrofas a hablar de la magia de los caminos. Rimaría y dejaría caer entre líneas lo inesperado que puede llegar a ser lo ordinario, y sobre todo, de aquello que se busca y no se puede encontrar.


Y es ahora cuando suelo plantearme (sí, al final del recuerdo) que tal vez lo que haya vivido hoy sea para tanto. Que tal vez el acto de escribir debiera ser un recuerdo en sí mismo, y que después de cuatrocientos sesenta recuerdos, deba ensalzar este diario y olvidarme de lo anecdótico.


Martes 14 de noviembre de 2022

Tallin, Estonia

Recuerdo #460



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo