060 - El vestido de flores

En estos días de verano

a veces veo musas que se idolatran

y corren por jardines enflorados

esquivando miradas y llantos

de sueños felizmente hilados

por lana de los astros

que teje los abrazos dados

con las flores del jardín

que colorean los tejidos

de las felices y libres musas

con sus vestidos de más de trece flores

margaritas, lilas, amapolas, y alguna rosa.


Aún con ello a los lejos brilla una flor de oro,

presidida por un ojo de carbón oscuro y negro

que observa a quien la quiera para tejido.

¿Qué escena la que veo, estoy en un sueño?

Me pregunto asustado mientras veo a mi lado

esa misma flor de colores vivos en mano

de dos musas con tejido gualda y melenas de oro.

¿Y ahora qué ocurre? Me despierto del trance

no puedo entender lo sucedido,

quién llevaba el amarillo, o si estaba a mi alcance

esa prohibida flor de dulce color y brillo.





1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi