017 - Dudas de poeta

Como Juaristi aquí yo vine

a escribir un soneto que me anime

atentas sílabas mias, dejadme que os guíe

por la maldición que me persigue


A veces escribo versos puestos

para el nombre que mi oído esboza

sonidos leves apuestos timbres

arregladas rimas delicados mimbres.


Cestas de palabras aireadas

hilvanan las lágrimas de mi boca

desgastan mis mejillas sin repuesto.


Y por qué escribo tanto suelto,

me refiero a versos por supuesto

no vaya a ser que en un descuelgo

salte mi corazón hacia tu pecho.


Tu corazón tiene días donde roza

tu aliento es el último de mis textos

dulce compañía la de mi lecho.


Volvamos a los versos puestos,

esbozada palabrería delicada

versos pares o impares que de pasada

colorean lo que sale de mi pecho.


En un inciso déjame que espante

aquellas quejas que reclamen

menos rimas de palabras iguales.


Los delicados mimbres de ahí arriba

que se perdían con mi palabrería

aguardan expectantes su salida

se preguntan ¿y si se olvida?


No se escribir sonetos, y menos versos presos

mis sílabas libres y nerviosas huyen de mi boca

¿Y si lo mío es la prosa?


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi