012 - Pesadillas de febrero

Volvieron largas noches de demonios y de estrellas,

resonaron los tambores de mis guerras.

A los lejos ya galopan ejércitos de palabras,

inundan los trigales mis sílabas ahogadas


Vuelven cánticos de negros barbaros

caminantes de ceniza y polvo blanco.

Huyeron del verano, de las velas de los barcos,

mataron al farero, lo mandaron al barranco.


En la colina ensimismado un guerrero de antaño

comanda sus poemas pluma en mano,

a su lado petrificado un joven niño,

silenciado por sus sollozos y sus llantos


Paisaje de trigales, de faros y glaciares,

negras velas blancas y piedras por los aires.

Palabras perdidas en los ruidos de los mares,

faros sin luces, que bélico desastre.


Noches sin estrellas acompañan los cantos de sirena,

contadme las historias de las islas griegas.

junto al mástil, en mi mano un corazón de piedra

llevadme de la vida, izad la bandera negra.



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi