003 - Verano de 2015.

Actualizado: 2 abr

¿Quién no se ha puesto nostálgico alguna vez? ¿Quién no ha rememorado sobre un tiempo pasado en el que todo era mas sencillo y las cosas parecían salir solas? Lo cierto es que todos en algún momento nos hemos dejado llevar por la melancolía y hemos observado con tristeza el paso del tiempo, tratando de revivir un fugaz recuerdo en el que todo tenía sentido y no había lugar para la incertidumbre o el estrés que nos rodea en nuestra vida diaria.


La nostalgia es tan antigua como la propia humanidad ¿Qué son la Ilíada y la Odisea si no melancolía de un pasado lejano? Es por esto por lo que cabe preguntarse si ese pasado que tanto anhelamos solamente existió en nuestra imaginación, y si, por ende, la nostalgia no es mas que puro escapismo, un mecanismo de autoayuda en el que nuestra mente se sumerge para huir de las incertidumbres del futuro.

La realidad es que según han pasado los años me he dado cuenta de que ese verano de 2015 en el que siempre estaban presentes tus amigos, el cielo nunca se nublaba y todas las noches parecían sacadas de una película americana realmente nunca existió. El futuro siempre ha sido incierto y los buenos momentos duran poco, sin embargo, es precisamente la rareza de esos momentos lo que los hace especiales ¿Qué valor tendría un amanecer en la playa tras una noche de excesos si no fuese excepcional?


Es por esto que creo haber llegado a la conclusión de que, si bien los recuerdos rosas de un pasado lejano pueden ser una fuente de inspiración inagotable e incluso ayudarnos a valorar a ciertas personas o ciertos momentos, no podemos perseguir lo que solamente existió en nuestra cabeza. Es importante saber que ni la chica era tan guapa, ni tus amigos tan graciosos, ni la cerveza sabía tan bien, y por lo tanto, si tratamos de recrear ese momento, lo único que conseguiremos será frustrarnos y correremos el riesgo de perdernos el presente por obsesionarnos con el pasado.


Quiero centrarme en esta última reflexión porque creo que en estos tiempos de pandemia e incertidumbre el refugio en el pasado puede ser de lo mas atractivo, por lo que os invito a hacer la siguiente reflexión, ¿Qué habéis hecho desde 2020? ¿Habéis seguido formando recuerdos y creciendo a nivel personal o por el contrario notáis que os habéis quedado estancados y vivís con esa sensación de que aquel verano de 2015 fue anteayer y no hace ya casi 8 años?


Me parece una reflexión muy a tener en cuenta en estos tiempos de nostalgia enlatada, en la que, observando la cultura actual, la respuesta a los tiempos que corren parecen ser un remake de una película de 1998 y eslóganes sin sustancia, mientras tu vida se mide en una nómina de 1300€ al mes y planes de fin de semana.

Ya para terminar me parece que puede merecer la pena meditar sobre si esta fiebre nostálgica que parece que está atrapando a nuestra sociedad no es mas que los sueños adolescentes de una generación que parece carecer de perspectivas y por lo tanto, como no puede mirar al futuro, se refugia en el pasado.

Escrito en Madrid por Parmenio


145 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo