top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

821 - Panadería y comunismo.

Escribía hace un mes sobre las tiendas de decoración como baremo para determinar el grado de progreso socioeconómico de una ciudad, y hoy me dispongo a introducir un nuevo baremo, el número de cafeterías con buena panadería y repostería.


Tallin, ciudad de contrastes, es un gran ejemplo de las desgracias que causa el socialismo, y en cada esquina hay resquicios del sufrimiento que una vez hubo en un país cuya salida de la pobreza es una historia única en Europa. El comunismo, como decía Escohotado, es una religión, concretamente la religión del nada, y en ese creer en el vacío, ciudades como Tallin sufrieron con el no desarrollo del comercio local.


Como otras muchas ciudades que han sufrido el yugo soviético, Tallin huye de todo lo que recuerde aquellas décadas, y antiguos barrios de edificios de hormigón y decadencia dejan paso a parques y nuevas edificaciones donde los jóvenes e inmigrantes como yo comienzan a hacer vida. Uno de esos ejemplos es el barrio de Kopli, pequeño cisne negro al que no le queda mucho para ser uno de los rincones más bonitos de la ciudad.


Como decía antes, toda ciudad en desarrollo comienza a ver a florecer un sinfín de cafeterías que poco a poco se ven acompañadas por comercio local. Tallin, ciudad con poca tradición culinaria ha encontrado en la panadería una seña de identidad que me hace sentir muy orgulloso.


Hoy Mer y yo hemos ido a Kopli, barrio que hasta hace no mucho era repudiado y que ahora comienza a ver cómo el progreso económico trae consigo pastas, hojaldres y panes que poco tienen que envidiar a lo que uno puede encontrar en Copenhague, Madrid o Helsinki.


Sábado 11 de noviembre de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #821



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Publicar: Blog2 Post
bottom of page