top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

684 - Otra planta, otra visita a Ikea.

Me gusta que en español haya tantas diferencias semánticas entre casa y hogar, algo que por mucho que intente explicar jamás entenderán mis amigos anglófonos. El hogar es la morriña gallega, el patio andaluz, la mesa mediterránea o las sobremesas castellanas. El hogar tiene un concepto abstracto unido a él, y una casa jamás será un hogar sin las vivencias que matizan el lugar que se habita, algo similar al cocido sin tuétano.


En mi caso, he escrito mucho sobre mis dos hogares en Estonia, el primero en la calle Jakobi, y el actual de la calle Soo. Y es ahora con el paso de los meses cuando puedo decir que me equivocaba, jamás he tenido un hogar, y tampoco lo tengo ahora. Cada día estoy más cerca, y esta última visita a Ikea y la nueva planta que adorna mi salón es uno de los últimos pasos necesarios.


Mientras escribo esto Mer lee a mi lado. Ha pasado la tarde tumbada en el sofá con el libro de Pollan que le regalé. Yo llevo toda la tarde a la luz de las velas observando la Dracaena (o drago) que ayer metimos en el viejo coche de Mer y que ahora preside el salón. Mi pequeño rincón de la calle Soo es más hogar que antes, y para mí el hogar requiere de una buena biblioteca, una colección de vinilos, plantas y a poder ser una unas vistas a mar.


No sé en qué momento podré volver a este recuerdo y asegurar o discutir si en el día de hoy mi rincón de la calle Soo es un hogar o no. Lo que sí tengo claro, es que el haber sabido hoy que Randa, el perro que se suponía iba a ser una realidad en septiembre, ahora cuesta el doble, razón por la que mi rincón de la calle Soo tendrá que esperar para ser considerado hogar.


Martes 27 de junio de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #684



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page