top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

675 - Hoy quería hablar de fútbol.

Son las dos y cuarto de la mañana, mi corazón roza las ochenta pulsaciones en reposo y mi cabeza ha decidido desvelarse y tratar de agrupar todo lo que tiene que decir.


Hace no más de cuatro horas que salí de la ducha helada que me había ganado después de la victoria. Otros noventa minutos en mi aventura en el fútbol estonio. Y ahora puedo decir que he jugado una ronda de la Copa de Estonia, el equivalente a la Copa del Rey española.


Han sido noventa minutos muy duros. Tal vez los más duros desde que juego al fútbol. Apenas siento las piernas, y he tenido que ponerme unas bermudas para dormir porque mi pierna izquierda no cabe en el pijama de la inflamación que la aqueja.


No termino de entender cómo he salido vivo del estadio, mucho menos como he sido capaz de correr sin haberme recuperado del partido del jueves. Supongo que en parte se debe a haber recuperado mi runrún, ese mantra que da sentido a mi vida deportiva y que me ha ayudado a darlo todo en la victoria.


Poco más puedo añadir al sentimiento de profunda felicidad que me acompaña. Mi vida báltica es digna de admiración, y me reafirmo en ello cada vez que releo lo que rondaba mi cabeza en los recuerdos de hace un año.


Este recuerdo tendría que haber sido de fútbol, de mi batalla con el número noventa y nueve. Me gustaría haber hablado de que cada partido que pasa me siento como un afilado puñal en la banda derecha. Y todo ello, quedará en el olvido (al menos el literario) porque no puedo más que dejar aquí escrito lo orgulloso que me siento de haberme labrado un futuro laboral, deportivo y amoroso a más de tres mil kilómetros de casa.


Domingo 18 de junio de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #675






2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page