top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

669 - Ese runrún.

Creo que no es ningún secreto que mi preparación deportiva en lo que va de año deja mucho que desear. Unos primeros meses muy buenos seguidos de una rotura de nariz y unas apáticas semanas que lograron apagarme.


He fracasado, y no pasa nada por admitirlo. Enfoqué la recuperación de la operación con un claro objetivo, y una vez más, el tener una meta concreta me ha hecho olvidarme de lo que realmente importa. En mi caso, entrenar con un objetivo no me funciona, necesito un runrún.


Ahora, escasos días antes de la ultramaratón que he decidido no correr, me pregunto en qué momento olvidé el porqué de mi entrenamiento. No termino de entender cómo pude dejar de lado mi pequeño runrún: “no quiero ser un padre de sofá”. Y mucho menos entiendo porqué el runrún ha vuelto hoy.


Es curioso como he sido capaz de volver a la abstinencia. A finales de este mes marcará el medio año, sumando un total cuarenta meses sobrio en últimos cuarenta y ocho, únicamente interrumpidos por aquella huida de Madrid y llegada a Estonia. Y aún cumpliendo mi monacal relación con el alcohol he sido incapaz de ser constante con una de las razones por las que disfruto de la vida, el deporte.


Más allá de mi vuelta al fútbol, y de posibles celebraciones por ello, he de admitir que llevo varias semanas sintiendo algo anómalo al jugar. Algo dentro de mí volvía a despertar, y ahora mismo, sentado en mi sofá siento como el cuerpo me pide salir a correr.


Hoy no voy a escuchar al runrún, me da miedo confundirlo con un breve desahogo, y si mañana vuelvo a sentir un cosquilleo al ver mis zapatillas de correr, sabré que el runrún ha vuelto para quedarse.


Lunes 12 de junio de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #669




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page