top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

578 - La conciliación laboral.

No sé cuándo me cansaré de escribir sobre la inmensa mentira que vivimos en Madrid. Una ciudad idílica, con todo lo necesario (y más) para ser feliz. Y aún así, nos pasamos encerrados doce horas al día en cubículos desde los que vemos el atardecer. Y todo ello a cambio de un sueldo que no nos permite dejar el nido materno.


Desde la distancia siento rabia. El país más maravilloso del mundo está condenado a repetir los errores del pasado. Los jóvenes se cansan, o al menos los que yo conozco, y un país envejecido condena al ostracismo a los que comienzan a vivir. Alquileres imposibles, impuestos confiscatorios y sueldos del tercer mundo. Queremos vivir como Londres con sueldos de Hanoi.


En Tallin la vida se ve de otro modo. Formar una familia, comprarse una casa, vivir una vida más allá de la oficina. Todo parece posible en la distancia báltica. Y lo que en Madrid era un sueño improbable en Tallin es una realidad alcanzable.


La conciliación laboral es mucho más que salir a las cinco. Supone ganar lo suficiente para no tener que preocuparse por no poder tener una casa el día de mañana. Es la materialización de las metas vitales, y las mías, en torno a una casa frente al mar, una buena biblioteca y varios hijos de una misma mujer son más probables a tres mil kilómetros de Madrid.


Hoy he salido de trabajar, he limpiado mi casa, he puesto varias lavadoras, cocinado para toda la semana, he escrito y he leído. Y una vez he terminado mis obligaciones adultas me he permitido el lujo de salir a correr siete kilómetros.


Son las diez de la noche y estoy escribiendo desde la cama. Soñando despierto sobre cómo será mi vida en diez años. Y lo único que tengo claro, es que con la deriva de mi querida España, cada día me alejo más.


Lunes 13 de marzo de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #578



8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Publicar: Blog2 Post
bottom of page