top of page
Buscar
  • Foto del escritorCarlos Pinedo Texidor

550 - Un primer esfuerzo.

No sé qué me pasa últimamente que no logro despertarme a las siete de la mañana para ir a entrenar. Puede que el régimen monacal al que estoy sometiendo a mi cuerpo esté causando estragos en mis periodos de recuperación, pero aun siendo ese el caso, debería ser capaz de sobrellevar el esfuerzo excesivo al que me someto.


Me acuerdo de mi vida monacal madrileña. Del acostarme a las dos y levantarme a las seis y media. De esas salidas de la oficina a las diez de la noche, y en especial, me acuerdo de cómo era capaz de sobrellevar el ritmo deportivo al que estaba sometido.


Puede que ahora que mi cuerpo (y mi cabeza) sabe qué es eso de descansar entre jornadas laborales haya decidido dejar de hacerme caso. Puede que haya mimado en exceso a mi cuerpo (y a mi cabeza) y ahora que toca subir el ritmo no quiera participar.


Es cierto que tal vez este mes de febrero (y parte de enero) esté siendo el mes más duro de acondicionamiento al que he sometido a mi cuerpo. Una escueta y modesta comida diaria acompañada de un entrenamiento militar diario, y aunque me duela hasta el alma mientras escribo esto, las fotos de hace un mes y las de ahora, son una clara prueba de que el cuerpo no olvida, y vuelvo a estar en una forma decente.


Ahora me queda lo más duro, convencer a mi cuerpo de que llegar hasta este punto era solo el inicio. Ahora toca volver a la rutina del entrenamiento excesivo y las copiosas comidas. Ahora me toca volver a las carreras nocturnas y las pesas mañaneras.


Tengo dos objetivos claros, volver a competir en el mundo del fútbol y volver a correr los treinta kilómetros. Espero que este excesivo esfuerzo sea suficiente.


Lunes 13 de febrero de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #550




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2 Post
bottom of page