top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

518 - Un hogar en la calle Soo.

En mi nueva casa de la calle Soo he encontrado mi pasión por decorar. Aunque bueno, más que haberla encontrado la he redescubierto. Porque seamos sinceros, algo dentro de la cabeza de todo ser humano invita a decorar el lugar donde uno vive. Y no es por soltar el discurso histórico preparado, pero me juego un par de copas que esas pinturas rupestres tan bonitas en muchos casos eran fruto del “pues esto queda bonito dentro de la cueva”.


Pero volvamos a lo importante, a mi pequeño rincón de la calle Soo. A escasos setecientos metros del mar, a otros tantos de la oficina y en medio de la zona más animada de Tallin, he encontrado una de esas gangas cuyo alquiler no llega a los setecientos euros. Un paraíso entre el trabajo y el lugar donde iba a patinar en verano. Cuatro paredes en el mismo edificio donde vive mi colega Kaan y a menos de cinco minutos de la casa de mi otro colega Kaan.


Mi casa de la calle Soo es perfecta, y tiene algo que echaba en falta en la de Jakobi: espacio para decorar. Es por ello que he logrado convencer a mi amiga Merzeede para ir a Ikea a buscar alguna joya oculta. En mi cabeza tenía el utilizar el espacio entre mi isla de la cocina y el sofá. Un área rectangular de dos metros por metro ochenta. Y con un ventanal del suelo hasta el techo.


Hemos debido estar unas tres horas paseando por Ikea y después de interminables cálculos y presupuestos he logrado decidir qué es lo que debía llevarme. Es cierto que echo en falta una estantería para los libros que me he mandado desde Madrid. Y que la zona de la entrada necesita un poco de decoración. Pero después de haber logrado hacer de mi casa un hogar mediante un par de alfombras y un lugar para mis vinilos, estoy más que satisfecho.


Jueves 12 de enero de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #518




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page