top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

515 - Nuevo curro, y nueva casa.

Eso de vivir varios días de mucho jaleo y mucha inspiración es algo que no termina de convencerme. Y es que rara vez, o al menos desde mi llegada a Estonia, la falta de tiempo ha sido un problema a la hora de escribir.


Sé que lo he dejado por escrito en numerosas ocasiones. Pero permitidme (una vez más) insistir en lo mucho que ha mejorado mi vida fuera del trabajo desde que huí de la vida laboral madrileña. Eso de trabajar más allá de tu jornada laboral es algo que no se lleva en las tierras del Báltico. Y lo que debería ser considerado excepcional es en muchísimos casos rutina.


Pero dejemos de lado los piropos a la conciliación laboral del Báltico. Hoy quiero hablar de la que creo que ha sido la mejor semana de mi vida adulta e independiente Y digo eso porque esto lo escribo un miércoles. Cuarenta y ocho horas después de uno de los días más caóticos de mi vida. Uno de esos días donde llevaba suficiente cafeína encima como para matar a un caballo Y aún así, logré hacer algo impensable hace varias semanas.


El domingo salí de Madrid a las tres de la tarde, y casi doce horas después, a las dos de la mañana, llegaba a mi casa de Jakoki. Un apartamento a doce grados y con todas mis pertenencias en cajas. Un inhóspito lugar muy distinto al cálido salón que tenia allá por septiembre.


El lunes tenía que levantarme pronto. Empezaba mi nuevo curro, y sin entrar en mucho detalle a eso de las tres andaba desmayado por el edificio. Aún no sabía lo que me esperaba. A las siete entregaba el piso de la calle Jakoki, y a las ocho me tocaba firmar el nueve.


Tengo un recuerdo algo borroso de esa tarde. Solo sé que tardé cuatro horas en hacer la mudanza e instalarme. Y menos mal que fue de la mano de mi amiga la isleña.


Lunes 9 de enero de 2023

Tallin, Estonia

Recuerdo #515








6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page