top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

513 - Una mesa improvisada.

Hace unas semanas regalé a mi amiga Blanca un par de copias de mi primer volumen de recuerdos. Y lo hice con dos ideas en mente, por un lado, que Blanca tuviera una copia de un libro en el que es protagonista. Y por otro, para que la biblioteca de casa de sus padres tuviera el libro que tantas momentos recoge en ese jardín.


Son muchos años en los que tanto Inés como Javier me han acogido. Tardes y tardes que indudablemente han ido añadiendo sustancia al popurrí que es mi amistad con Blanca. En términos culinarios castizos una suerte de ropa vieja que cuanto más se añade, más sabor tiene.


Es cierto que en gran medida, esos recuerdos a los que hago referencia surgen después de años y años de entradas y salidas, y que es difícil no mezclar en mi memoria anécdotas y momentos en esa casa. Tal vez por eso al día de hoy le guardaré un inmenso cariño.


Si no recuerdo mal, este debe de ser el tercer día en el que un café con Blanca acaba conmigo y con su padre en una mesa. Y es que hoy había quedado a tomar un café con Blanca. Pero en esa casa, lo improvisado reina y lo que iba a ser un adiós rápido se convirtió en una comida..


Javier, además de conocer a mi padre desde hace años, es un grandísimo conversador. Y aunque yo viva en un país alejado de la cultura común española, él es capaz de apuntar con muy buen ojo detalles de los que ni me había dado cuenta.


En un momento dado, Blanca, que ha heredado de sus padres la sensibilidad por los detalles, cayó presa de los bostezos. Y aunque a mi me hubiera gustado continuar mi sobremesa, creo que hice bien en irme y dejar en el tintero un recuerdo que cuando vuelva a Madrid formará parte del segundo volumen de recuerdos de la biblioteca de Javier e Inés.


Sábado 7 de enero de 2023

Madrid, España

Recuerdo #513



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page