top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

481 - Luz al final del túnel.

Hoy me he permitido el lujo de empezar el día desde casa. Me he levantado a las nueve y media, y mientras se hacía el café, me he dado una larga ducha de agua fría. Al salir del baño (aún en toalla) me he puesto una taza de café, y he mirado por la ventana como si hubiera perdido la noción del tiempo. El jardín de mi casa debe tener algo más de medio metro de nieve. Ya no queda rastro de aquellos angelitos de nieve que hicieron unos niños hace una semana, y lo que antes era una casita de cristal se ha convertido en un iglú.


He aprovechado mi mañana con Calamaro de fondo para no pensar en cómo afrontar la entrevista que puede ser la luz al final del túnel. Es cierto que he tenido una suerte excesiva, hace menos de dos semanas que supe que perdía mi trabajo, y he conseguido recuperar esa entrevista que rechacé hace tres semanas. Entrevista que por cierto hizo que mi jueves de la semana pasada fuera un día muy feliz.


Creo que el equipo con el que puedo acabar trabajando tiene muchas de las cosas que busco en mi futuro laboral. Trabajan duro, son sinceros y valoran las ideas ingeniosas. Parece que le debo caer bien a alguien ahí arriba, porque si algo caracteriza mi año dos mil veintidós es la suerte después de la desgracia.


Tan solo dos horas después de apagar la cámara he recibido la llamada que me hace ver la luz al final del túnel. En un primer momento he pensado que se trataría de una llamada para concretar los detalles de la oferta, pero muy a mi pesar tengo un último paso que me acerca a la gloria. La actual CEO me quiere conocer, y después de un par de mensajes con el que sería mi jefe, hemos acordado que en lugar de una reunión online, lo mejor es acercarme a sus oficinas a conocer al equipo, a la CEO y juzgar el gimnasio que me han prometido que tienen.


Veo la luz al final del túnel. Parece que mi aventura en Estonia puede continuar y ni si quiera la derrota de España en penaltis ha logrado quitarme la sonrisa por ser capaz de sacarme las castañas del fuego a miles de kilómetros de la comodidad madrileña en la que vivía hace un año.


Martes 6 de diciembre de 2022

Tallin, Estonia

Recuerdo #481




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page