top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

475 - Antes de una entrevista.

Desde que acabé la carrera allá por el verano pandémico de dos mil veinte he debido de tener cerca de cincuenta entrevistas. Entre ellas hay (por su puesto) decenas de terribles experiencias que incluyen decirle a un abonado del Celta que el Depor es mejor equipo. Si a esto uno añade la treintena de cafés que he tenido en busca de romances, más allá de anécdotas, uno puede decir que estoy algo curtido en eso de las primeras impresiones.


Creo sin duda (y pecando de egocentrismo) que se me da muy bien hablar y parecer un tipo decente. De esos que hacen a uno pensar qué zumbado tan simpático. Creo que sería buen político, aunque eso de cercar mi moral e ideología no me atrae demasiado.


Pero volviendo a lo importante. Como animal curtido en entrevistas, me siento cómodo en una habitación (sea física o virtual) con un desconocido juzgándome. Puede que sea una suerte de fetiche digna de psicólogo, pero de momento me hace feliz.


Mañana tengo un par de entrevistas, una para un puesto en Tallin que parece haber sido confeccionado para mí y otro en Londres para el que me faltan años de experiencia y mucha inteligencia. Pero la picaresca está ahí, y la headhunter me quiere conocer.


El día antes de una entrevista suelo estar algo nervioso, pero más que por la entrevista en sí, por la sensación de vacío que me acompaña cuando creo que no he gustado a la otra persona. Parece ser que soy un yonki de los cumplidos, aunque eso es un tema que trataré cuando tenga tiempo y salario asegurado.


Miércoles 30 de noviembre de 2022

Tallin, Estonia

Recuerdo #475



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page