top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

448 - Aquel lugar cubano.

El veintitrés de octubre del año dos mil veintiuno con motivo del cumpleaños de mi amiga Ale, acabamos cenando y bailando en un pequeño rincón cubano del centro de Madrid. Aquel recuerdo fue el número setenta y uno, y hoy, casi trescientos ochenta recuerdos más tarde vuelvo a sentarme delante de la pantalla para hablar del que se ha convertido en un lugar único, un resquicio de música y buen comer llamado Zara.


Hace un par de semanas, con ganas de celebrar la vida y en una especie de despedida, Leti y yo decidimos organizar una cena antes de mi regreso a Estonia. El primer sitio que se nos ocurrió fue Zara, y es que de aquella gran noche del año veintiuno tenemos grandes recuerdos. Entre una cosa y otra logramos reunir a veinte valientes en poco menos de dos días. Acordamos citarnos a las nueve y media, y aunque ninguno llegara antes de las diez, la buena gente de Zara seguía preparando los daiquiris con los que amenizaríamos la noche.


Ahora, en pleno desarrollo del recuerdo tengo la tentación de olvidarme de mis bailes y de mis conversaciones con los que me acompañaron ayer. Una parte de mí quiere dedicar varias líneas a la historia de Zara. Creo que se podría escribir un gran libro sobre el que fue uno de los epicentros culturales del Madrid de los ochenta, y ahora, en esta década de los felices años veinte, de la mano de Jorge, yerno de los fundadores Inés y Pepe, parece que Zara vuelve a resurgir.


Es difícil después de una noche como la de ayer hacer las maletas y volver a Estonia. El lunes me toca volar a Polonia y luego a Tallin, y de la noche de ayer me llevo grandes reencuentros y otras tantas verdades. Tal vez haya encontrado en Zara uno de los motivos que me hacen considerar mío un rincón madrileño. En Zara se para el tiempo, los problemas desaparecen, y entre daiquiris y una seductora guitarra no queda otra que salir a bailar con alguna de las camareras y recordar que por mucho que uno se vaya de Madrid, pequeños trozos de uno mismo seguirán esperando en cada rincón, y en este caso en la calle Barbieri.


Viernes 4 de noviembre de 2022

Madrid, España

Recuerdo #448



12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page