Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

437 - Un vino a las once.

Salir de currar y tomar algo, una de las cosas que más echo de menos de Madrid. Y no me entendáis mal. Pocas cosas cambiaría de mi vida en Tallin, pero dentro de los maravillosos detalles de la cultura báltica, tomar una cerveza a las once de la noche un lunes no es algo habitual.


Ayer terminé de currar, sí, a tres mil kilómetros de casa puedo compaginar mi jornada laboral. Un par de reuniones y decenas de mensajes después terminaba a eso de las cuatro mis quehaceres. Otro día hablaré de la libertad laboral como núcleo de felicidad, ahora toca hablar de la amistad.


Después de una visita exprés a mi fisio de confianza me cité con Leti, Juls y Mariana en El Enfriador. Más tarde se unirían Giorgio y Teresa, siendo esta última la responsable de no tener alojamiento en Oslo para ese viaje pendiente.


Como es habitual en estos felices años veinte hablamos del amor. Y cada conversación me lleva a pensar que tampoco somos tan distintos a los jóvenes del siglo XX. Tal vez el crack del veintinueve sea el del veintitrés, y quitando que tenemos móviles, somos una copia de la generación de nuestros abuelos.


Tanto Leti, Mariana y Julia tienen novio. Cada cual con sus matices y anécdotas, y yo, que me empeño en alargar mi soltería, me río cuando juegan a buscarme un romance aunque sea en la distancia.


Echaba de menos ese tomar un algo al salir del curro, y aunque me cueste admitirlo, también echaba de menos las gilipolleces superfluas de la vida madrileña.


Lunes 24 de octubre de 2022

Madrid, España

Recuerdo #437



3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo