Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

423 - Todo se mueve, incluido yo.

Hace varias horas que he salido de currar, hoy me ha tocado apurar un poco más. El jueves y viernes estaré fuera de la oficina por un evento de equipo, y todas esas tareas pendientes han de hacerse en un par de días menos.


Además de esa extraña productividad divina que me ha acompañado, he sentido desde primera hora de la mañana una inquietud vital de las que hacen a uno sentir nostalgia por un paraíso perdido. Y es que en poco más de un mes se cumple un año de mi lesión, y con una cicatriz infectada y un alma cada vez más inquieta no he podido evitar soñar con correr.


He llegado a casa después de una sesuda conversación con mi conciencia. Me ha explicado y advertido de la locura que supone salir a correr poco más de cuarenta días después de mi operación, y yo, como buen idiota, he hecho caso omiso y me he soñado trotando por Rävala.

He tardado poco más de diez minutos en vestirme, y he estado otros tantos delante del espejo tratando de despertar. Llevo soñando con este día desde hace meses, y a escasos minutos de hacerse realidad, he creído que era un espejismo.

Una vez en la calle, he comenzado a trotar sin rumbo. Primero un paso, y luego una zancada, el corazón se me salía de pecho, y un escalofrío me hacía entender que volvía a vivir. Hace meses rechacé las métricas exageradas de mi Garmin, y hoy, por primera vez en años, he corrido por el placer de hacerlo, y no por superar marcas que a nadie le importan.


Tallin se mueve, cada día tiene más edificios en construcción. Los estonios cada vez andan más rápido para llegar a casa y cobijarse con el calor del hogar, y yo, me vuelvo a mover gracias a esa adicción tan mística como es correr (y al tornillo de mi pie izquierdo)


Parece que todo se mueve, y yo, que empiezo a echar raíces, por fin puedo volver a correr. Me imagino en unos meses zigzagueando por las dunas de Pirita. Sueño con dejar detrás de mí los árboles de la ciudad vieja, y ansío el día en el que estos primeros cinco kilómetros me hagan valorar que en esta vida necesito pocas cosas, el Mediterráneo, el Atleti y mi pasión por correr.


Lunes 10 de octubre de 2022

Tallin, Estonia

Recuerdo #423



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo