393 - Atleti, y nada más.

Cada día que juega el Atleti siento algo más de desapego con mi actual vida báltica. Creo que no era nada descabellado prever que la razón por la que iba a empezar a replantearme mis decisiones laborales fuera el Atleti. Y es que a más de tres mil kilómetros del Metropolitano, noches como la del Oporto me juzgan en mi memoria.


Ayer jugaba el Atleti contra el Celta, y un cierto nerviosismo me acompañaba desde por la mañana. Traté de distraerme con las divertidas tareas del hogar, quitar polvo por ahí, lavadora por allá y ya eran las once. Un mensaje me hizo huir durante tres cuartos de hora para recoger la mesa de mezclas que será protagonista de mi nueva afición.


Después de trastear algo con la mesa y una agradable comida con una amiga, aproveché mi tarde para ese pequeño placer que de vez en cuando es necesario, no hacer nada. Tumbado en mi sofá con la mirada en nada y la cabeza en todo, traté de descansar y olvidarme de aquellas alitas que aún hacían rugir a mi estómago.


Poco a poco se acercaba la hora del partido, y como es natural tuve que recurrir a un par de capítulos de Rings of Powerpara no perder la cabeza durante la espera.


Del partido puedo decir poco, porque es sorprendente que ganásemos. No jugamos a nada, y el abultado resultado no refleja la realidad. Tal vez deba mencionar a Witsel, Reinaldo, Correa y Cunha, quienes desde la humildad y el trabajo, me hacen feliz en la distancia. De Koke podría escribir muchas más páginas, pero pocas cosas resumirían mejor su partido de ayer que decir Atleti y nada más.


Sábado 10 de septiembre de 2022

Tallin, Estonia

Recuerdo #393



5 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo