369 - ¿Y si vuelvo a dejar de beber?

En poco más de dos semanas paso por quirófano. Ese dichoso pinchazo que me acompaña cada día desaparecerá de mi pie izquierdo y podré volver a correr y disfrutar. Es cierto que una parte de mí se ha acostumbrado a ese dolor constante, incluso logro olvidarme de él, pero casi siempre, con cada movimiento repentino que realizo, me recuerda que sigue ahí. .


Creo que estoy sabiendo sobrellevar este dichoso dolor físico, sin embargo, el dolor que no logro asumir y que cada día me desespera más es el mental. Llevo desde el veinte de noviembre sin poder correr con libertad, y eso me está consumiendo. A menudo sueño con volver a correr como hace diez meses, y en ese soñar despierto, me desespero más.


Si hoy pudiera correr, conocería Tallin mejor de lo que ya lo hago. Habría recorrido toda la bahía, y muy probablemente habría corrido el IronMan del pasado siete de agosto. Si pudiera correr no habría ganado los casi cinco kilos que he ganado desde noviembre. Y ya sé que engordar es consumir más de lo que se quema, pero con unas comida muy ordenadas, reducir la cantidad es una tarea compleja. Quiero volver a correr para poder seguir comiendo lo mismo, y sobre todo, para volver a ser libre.


Hoy escribo esto después de haber encontrado la motivación suficiente para entender que hay luz a final del túnel. No he dejado de entrenar en ningún momento, pero he descuidado mi alimentación y mi descanso. Creo que otro gran factor que me ha hecho perder en cierta medida mi motivación, es la vuelta al alcohol.


Creo que voy a volver a dejar de beber, y es que en mi caso sigo sin entender cómo evitar tirar una semana de entrenamiento por dos días de copas. Creo que tengo que sentarme y volver a evaluar que quiero hacer con mi vida deportiva. Porque está claro que con el alcohol pierdo la motivación que necesito para llegar a los cincuenta y no ser un padre de sofá.


Miércoles 17 de agosto de 2022

Tallin, Estonia

Recuerdo #369




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo