top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

344 - Pequeña queja urbana.

Mis sábados estonios suelen ser bastante tranquilos. Acostumbro a pasear, a perderme entre las calles de una ciudad que cada día me descubre algo nuevo. Vivo rodeado de edificios soviéticos que destacan entre tanto edificio nuevo. Y es que el barrio en el que vivo marca el camino de una ciudad que de aquí a varios años será una de las ciudades europeas más importantes. Todo cambia, y todo mejora, y por el camino del progreso no se pierde lo esencial.


Tallin tiene una ventaja, y es que sólo puede crecer y mejorar. En las grandes capitales europeas el reto es mantener el nivel de calidad de vida. Y en estos últimos años parece ser que es un reto más complejo de lo que parece. Podríamos hablar de París, Barcelona e incluso Madrid, ciudades que con la palabra progreso y crecimiento empeoran la vida del que vive ahí.


Una ciudad tiene que tener vida, tiene que fomentar la cultura y las amistades. Y cada vez en más lugares todo ello se pierde. Se construyen grandes edificios llenos de oficinas. Los alquileres suben y los ciudadanos no tienen más remedio que vivir fuera del núcleo urbano. Y en esas aguas revueltas, resulta que las casas que se construyen cada vez son peores y de peor calidad. Otro día hablaremos del papel de los arquitectos en todo esto. Ojalá hubiera más arquitectos como Higueras que se negasen a construir hogares sin dignidad.


Más allá de esa pequeña reflexión y queja, quiero celebrar mi sábado. Un día más en el que mi amiga y vecina Mari-Liis me descubre secretos de un barrio que poco a poco estoy haciendo mío. Solemos ir a una antigua fábrica de papel a por café, por el camino atravesamos nuevas promociones, y casas asequibles llenas de familias jóvenes y con ilusión.


Hay pequeños rincones de Madrid que echo de menos, pero sé que cuando vuelva a mi querida ciudad castiza, volveré a sentir pena al ver como barrios enteros ven a sus inquilinos huir porque el alquiler es insostenible. Madrid es ciudad perfecta, de esas que te enamora tanto que puede acabar haciéndote sufrir.

   

Sábado 23 de julio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 344




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page