339 - Anómala claridad.

Son las diez de la noche de un domingo de los que hacía años que no disfrutaba. Tal vez el último domingo en el que me senté a pensar con la claridad que me ha acompañado hoy fuera uno de esos de los de mis julios mallorquines, en los que me refugiaba debajo de la morera de mi jardín, sin responsabilidad, sin preocupación.

 

Paradójicamente pocas veces he sentido tanta responsabilidad y tanta preocupación. Las responsabilidades de la vida de un exiliado emancipado son numerosas, y mis preocupaciones madrileñas no han desaparecido del todo, uniéndose a ellas las de Tallin, a las que considero escuetas pero intensas.

 

Aun así, esa suma de responsabilidades y preocupaciones hacen a uno valorar de donde viene y a dónde va. Incluso es una herramienta muy útil para en el partido a partido que tan grabado a fuego llevo dentro de mí. Y en esa vorágine de posibles y realidades hoy he encontrado una claridad inusual. Tan inusual que merece la pena hablar de ella.

 

Más allá de lo que puede caracterizar un día de paz y tranquilidad, es importante matizar lo que supone esa claridad tan anómala que me ha acompañado hoy. Y es que desde primera hora de la mañana me he sentado con un café a ordenar y formatear todos estos recuerdos.

 

Cada recuerdo leído suponía retrotraerme al momento en el que lo escribía. Constantes referencias entre líneas que solo yo puedo entender. Pequeñas migas de pan puestas con mimo para que el Carlos del futuro pudiera seguir el camino y entender que tal vez no todo es lo que parece.

 

Un escalofrío me ha acompañado a lo largo del día, un continuo semi trance fruto de la sorpresa y admiración por lo bien que he ido escribiendo estos recuerdos. Pequeños regalos de hace meses que tan solo ahora, con el paso del tiempo puedo entender. Un particular prestigio que me hace acordarme de mi película favorita, “The Prestige” de Nolan, y en especial en ese monólogo de Michael Caine en el que con una melosa voz habla de las partes de un truco de magia: “The Pledge, the Turn and the Prestige".

 

Domingo 17 de julio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 339



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo