334 - Esas estrofas.

Llevo gran parte de la tarde disfrutando de una de mis listas favoritas de música. Las melodías y ritmos me recuerdan o mejor dicho, me hacen imaginarme a una serie de esqueletos bailando en torno a una hoguera. Agudas notas acompañadas de cálidas voces que sin duda hacen honor al nombre, “Friendly Skeleton”.


Pero hoy no voy a hablar de los matices de mi cuidada lista, hoy quiero hablar de lo mucho que cambia el significado que se da a una canción en función del momento vital.

Hace años “From Finner” de Monsters and Men me haría imaginarme escondido en el un lunar remoto, como la joroba de una ballena. Agarrado a lo que pudiera venir, sin saber muy bien a dónde ir.


“We came here on his back

And we caught your eye

The salty ocean wind

Made the seagulls cry

The rocking of his house

Had me holding on

But I knew that I was safe

From there on out”


Hoy, varios años más tarde, después de un día con varias conversaciones que podrían haber sido cafés, la letra cobra otro significado. Una breve conversación con Babel me ha hecho soñar con tener mi actual trabajo en mi querido Madrid para así poder ir a patinar al Retiro con ella, o buscar algún recoveco nuevo.


Y ahora, sentado con la brisa del árbol que cobija mi ventana escucho una estrofa que cambia de sentido casi tanto como la nostalgia de esos cafés de estos últimos meses.


“And we are far from home,

but we're so happy Far from home,

all alone but we're so happy”


Miércoles 13 de julio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 334



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo