330 - Frío y anécdotas.

Estamos a principios de julio, y parece ser que a Tallin no le importa empezar a jugar con el frío y la lluvia. Es verdad que prefiero esto al abrasador calor madrileño, pero en cierta medida me hace vivir con miedo por lo que pueda venir en invierno, algo que nunca me había pasado.


No sé muy bien que me deparará el invierno estonio. Pero más o menos me hago una idea con el miedo de los estonios para los que este mes de julio es el último del verano. A menudo me advierten con un “winter is coming” como si estuviéramos en Westeros, y cada día los creo más.


Ayer sábado fue un día de los que en Madrid consideraríamos días buenos de invierno. Unos doce grados, un poco de lluvia y mucho sol. Algo que me hizo salir de casa con tres capas en pleno mes de julio. Aunque no tarde en entrar en calor con una de las mejores IPA de Rottermani.


Entre cerveza y paseo mi vecina y yo acabamos yendo a ver la nueva de Thor. Una película entretenida pero que sin duda parece escrita por alguien con serios abusos de alguna sustancia psicodélica.


Después de la película no nos quedó otra que acudir al refugio de mi casa para seguir hablando de la película acompañados por comida india. Y es que en Tallin he encontrado la mejor comida india que he probado.


Las anécdotas se sucedieron al ritmo de las copas de raki. Un licor turco que funciona como elixir de la verdad y que hizo que cada uno nos pudiéramos reír de las historias de desamor del otro como buenos amigos.


Sábado 9 de julio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 330




0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo