top of page
Buscar
  • Carlos Pinedo Texidor

317 - Un domingo como en casa.

Una de las pocas verdades de esta colección de recuerdos es que no ha habido ningún día cuyo contenido haya sido premeditadamente organizado. Siempre he intentado mantener la esencia del día a recordar. No he tenido problema en quejarme o reírme, e incluso he hecho apología del domingo de siesta y manta, y hoy ha ido uno de esos.


Mis domingos madrileños de siesta y manta no son muy distintos a lo que ha sido mi día de hoy. Amanecer a una hora prudente, paseo y comida en una terraza para no más tarde de las cuatro estar tumbado con alguna serie de fondo.


Tal vez haya podido pasarme toda la tarde tumbado porque he perdido el sentimiento de culpa al no callejear en una ciudad extranjera. Durante los primeros días sentía la obligación de pasear y conocer, pero ahora, casi un mes después, no siento culpa alguna si decido quedarme en posición horizontal toda la tarde.


Más allá de la la liberación que supone sentir que uno puede dormir toda la tarde de un domingo, hay algo que nostálgico y esperanzador en ese reconocer que uno puede desaprovechar la tarde. Y es que ya sea en Madrid o en Tallin, la comodidad del hogar también se mide por la capacidad de dormir un domingo por la tarde sin remordimiento alguno.


Domingo 26 de junio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 317




4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Publicar: Blog2 Post
bottom of page