312 - Hoy ha sido un gran día.

Debería estar estudiando, pero una vez más mi sentido de la responsabilidad ha sido doblegado por mis ganas de vivir mi juventud. Y es que son las nueve de la noche, he ido al gimnasio, he salido a patinar, y ahora, más risueño que cansado estoy tumbado en mi sofá, fantaseando con la portada de mi nuevo libro. Este es el recuerdo trescientos doce, y a falta de cincuenta y tres ya tengo varias posibles ideas y formatos, y sobre todo mucha ilusión.


Hoy ha sido un gran día, y no por nada concreto, sino por esa constante sensación de bienestar general que me ha acompañado. Vuelvo a tener ganas de escribir poesía, y en esta aventura báltica empiezo a llenar páginas que hacía muchos meses que no tocaba. Esta vez prometo hacer caso a una amiga y voy a mimar las estrofas. Las voy a visitar de vez en cuando, y aunque sea contrario a mi idea de la impulsividad creativa, lo haré como experimento, tal vez surja algo decente.

A medida que pienso y recapacito en mi día, me doy cuenta de lo mucho que me gustaría seguir escribiendo este recuerdo. Me gustaría hablar de lo mucho que me gusta más Tallin, ciudad llena de recovecos dispuestos a ser encontrados.


Si pudiera dedicaría más líneas de las que Instagram me deja subir, y tal vez así poderme librar de estudiar esta noche. Pero por muy vago que sea, debo pensar en la pereza que me da tener que volver a estudiar este examen otra vez. Así que me toca plantarme en este párrafo, y aunque sea disimular un par de horas delante de la pantalla para que al menos este maravilloso martes haya sido equilibrado en el deber y el placer.

Martes 21 de junio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 312




4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo