309 - Un corte de pelo y falta de comunicación.

Entre murallas y muchos turistas he callejeado hasta encontrar uno de los sitios más especiales que conozco, el pub Hell Hunt, un cruce de caminos algo especial.


Como ya anticipé en el recuerdo del viernes, mi sábado estuvo marcado por una más que dolorosa resaca que se complementó por un corte de pelo algo accidentado. A eso de las tres y con un malestar general propio de un enfermo, acudí a una barbería de esas que llevan toda la vida. Teóricamente Julia, la barbera, sabía inglés, y entre mi resaca y su inglés de imperativos llegamos a un acuerdo por el cual le dejaba cortarme el pelo mientras yo dormía.


Como podéis imaginar mi resaca y el zumbido de la maquinilla taladrándome la calavera no ayudó a mi descanso. Digo calavera y no cabeza porque notaba las vibraciones en el hueso, poco más y acabo con una fractura. Pero seamos sinceros, es cierto que su corte de pelo fue desastroso, y que mi resaca era aún peor, pero todo se vio compensado porque Julia, una pelirroja de ojos azules y veinticinco años es la estonia más guapa con la que me he topado.

Es aquí cuando la imposibilidad de comunicación te deja con mal sabor de boca. Es más que probable que si yo supiera estonio o ella inglés, hubiera salido de aquella barbería con un número de teléfono y un café pendiente. Pero por mucho que me preguntara sobre si tenía o no novia, o sobre si me gustaban las estonias, cada respuesta de más de ocho palabras le hacía perder el hilo de la conversación, y a mi el interés por ella.

Más allá de lo divertido que habría sido intentar transmitir el mediterráneo moral a una estonia, no habría funcionado. No hay más que pasearse por la ciudad y comprobar cómo con un sol impropio de este país báltico, todas la terrazas están vacías, y los pocos que estamos sentados somos extranjeros.

Tal vez como he dicho alguna vez, los mediterráneos tengamos la maldición de gustar a todo el mundo y de solo poder disfrutar con las que al igual que nosotros, encuentran placer en una mesa al sol y una copa de vino.


Sábado 18 de junio de 2022

Tallin

Recuerdos con contexto 308




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo