287 - Viejas glorias nunca mueren.

Hacerse mayor conlleva poder decir con la mayor seriedad del mundo “no éramos tan malos, teníamos equipo para competir”. Porque seamos sinceros, hacerse mayor permite entre otras cosas, dejar a la nostalgia tomar las riendas de un tiempo pasado que ahora en la distancia parece mejor. Y con esa frase en la cabeza recuerdo mi cena de ayer.


Para los que aún no lo sepan, fui de aquellos que pasé por Duque de Pastrana y que seis años después sigo acudiendo. Con todo lo que viví a orillas de aquellos tutelares muros podría escribir varias decenas de páginas. Besos, botellones, peleas, partidos de fútbol con latas, y todo sin salir de aquel triángulo custodiado por Tatanico, Doke, Enro y el quiosco de Teo.

Ahora bien, por mucho que el párrafo anterior me evada a un recuerdo propio del que cada día olvido algún detalle, era necesario para entender, que aún sin ser yo el más jesuítico de todos guardo un profundo cariño a aquellos años. Tal vez por ese cariño decidiera unirme a mi actual equipo de fútbol, el Chamartín, y tal vez por mi equipo escriba hoy sobre una cena despedida que debería ser tradición.

Dentro de aquellos tutelares muros coincidimos con varias camisetas los que ayer cenábamos. Cada semana alternábamos excusas para no ir a entrenar y aún así poder jugar el domingo en Alcobendas. Los campos de Valdelasfuentes jamás olvidarán a aquellos chavales cuyo jugador doce, en lugar de la grada, era la resaca.


Como os podéis imaginar, en la cena de ayer hubo todo tipo de exageraciones, recuerdos nostálgicos y sueños de volver al verde. Jugar en “el Chamar” es una de las mejores decisiones de mi vida. Y es ahora, a cuatro noches de mi exilio estonio, cuando pongo en valor todos esos días de fútbol con las viejas glorias con las que cené ayer.


No sé muy bien que será de mi vida después de mi operación de pie. Tal vez aprenda a jugar al fútbol por segunda vez, pero hasta entonces puedo aguantar con el recuerdo de tantas alineaciones indebidas y jugadores que han visto tres posiciones diferentes.

Viernes 27 de mayo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 287




105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo