275 - Arroz con cosas.

El día de ayer fue algo ajetreado. Digo algo por no decir que veinticuatro horas después sigo sin poder moverme. Escribir este recuerdo se me ha hecho algo de bola. Son las doce de la noche del lunes y aún tengo que recordar el domingo y escribir la anécdota de hoy. Una vocecita me obliga a escribir antes de perder la frescura de mi memoria. Suena The Scorpions y el frío aire madrileño inunda mi habitación, espero poder acordarme de cada matiz en el recuerdo que aquí sigue.


El sábado fue un día tranquilo, hubo bebida, pero no la suficiente como para retrasar nuestro despertar. Con cierta pereza y varios bostezos disfrutamos de varios cafés en el porche. Ale nos había preparado una aventura a la que nos habíamos propuesto llegar no más tarde de las dos. Varias horas después y con tres mochilas llenas de cerveza y comida estábamos subiendo por la Sierra de Gredos. Buscábamos una poza en la que poder disfrutar del sutil arte de no hacer nada y de las cervezas que con tanto cuidado cargamos.


Decenas de saltos, rocas y chapuzones más tarde ya estábamos sentados delante del fuego. Alfi quería hacernos un arroz que fuera digno acompañante de los Whiskey-sour de Ale y Juan. Yo aún trataba de entender el oasis al que me habían llevado hacia escasas horas. Leti y Pablo hablaban conmigo, pero mi cabeza solo podía pensar en lo feliz que había sido a mil metros de altura y con el agua a diez grados.


El arroz con cosas fue el punto final a un día perfecto. De los que hacen a uno olvidarse de Madrid. Por un momento los problemas desaparecen, el tiempo no existe y la comida te seduce junto a una doble magnum que acabó siendo escueta.


Domingo 15 de mayo de 2022

Robledillo De la Vera

Recuerdos con contexto 275



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo