272 - Azúcar pal body.

Me considero una persona con hábitos relativamente sanos. Claro que podría dormir alguna hora más y beber algo menos de café. Tal vez debería usar algo menos el móvil antes de ir a dormir y puede que me viniera bien tener una rutina de entrenamiento más firme. Dejando de lado todo esto, mi alimentación es bastante sensata y equilibrada, y muy de vez en cuando el cuerpo me pide azúcar.


Mi consumo de azúcar es nulo. Apenas como carbohidratos y en cuanto a frutas, de vez en cuando tengo atracones de medio kilo de uvas. Podría decirse que he cambiado mi estilo de vida en muchos aspectos, por lo que creo que es normal que después de tres años el cuerpo me pida volver a lo que era antes, una máquina de devorar dulce.


Con esto en mente he llegado a casa de trabajar. Acostumbro a hacer una única comida al día y no podría estar más contento con mi forma de alimentarme. Ahora bien, hoy no ha sido igual que el resto de los días. Muy de vez en cuando el cuerpo me pide un caprichito, un dulce azucarado que como toda droga libera ciertas hormonas que hacen a uno sentirse vivo, y hoy era uno de esos días.


He llegado a casa de Alfi, habíamos quedado para pasear a Krusty y ver a Nadal. Mi querido amigo vive encima de una de las tiendas responsables de mis perdiciones, y claro, no he podido evitar sucumbir a esa vocecita que me pedía volver a ser un niño de doce años a la salida del colegio.


Jueves 12 de mayo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 272





2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo