271 - Mi sombrero nuevo.

Hace varios meses defendía en este blog que los jóvenes tenemos la obligación de jugar a equivocarnos siempre y cuando se actúe con cierta sensatez. Desde hace varios años considero que es necesario vestir con lo que cada cual quiera porque de lo contrario uno acaba siendo un adulto excéntrico arrepentido por su falta de libertad juvenil. Y en ese contexto logré convencer a mi madre que los zuecos de Birkenstock no eran tan feos.


He de decir que este recuerdo lo escribo aún a sabiendas de lo irrelevante y poco trascendental de su contenido. Podría hablar de mis costillas con Chaure y Busta, o del partido del Atleti, pero que le voy a hacer si me hace ilusión un trozo de tela.


Uno de los problemas de entrar en el mundo laboral es que de repente uno se ve con acceso a dinero recurrente y claro, de la noche a la mañana un sombrero reversible es una idea buenísima. Siempre he defendido aquel actuar por el que cualquier objeto que quiera comprar se tira varios meses en mi lista de deseos, y si al cabo de ese tiempo aún lo quiero, me planteo comprarlo. Y gracias a Dios ese actuar me funciona, sino llevaría más de una docena de pares de zapas este último año.


Hace varios meses me enamoré de un sombrero reversible. Yo, sí, el de pelo rizado y amante de las gorras se propuso comprar un sombrero. Absurdo y fascinante al mismo tiempo, y ciertamente cómico, razón por la que escribo esto.


La justificación para comprarlo tiene que ver con mi reciente oportunidad laboral. Un caprichito de esos absurdos pero que hacen ilusión. Porque además da la casualidad que mi escueta declaración de la renta ha salido a devolver, y claro, no me ha quedado otra que destinar esos fondos nuevos a la compra de mi queridísimo sombrero.


Ni el dinero, ni lo material da la felicidad, pero la posibilidad de equivocarse sí. Soy joven y pretendo usar mi libertad para equivocarme y disfrutar de un sombrero absurdo, excéntrico y reversible.


Miércoles 11 de mayo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 271




10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo