268 - Mi último derbi.

Resulta paradójico, mi próxima aventura laboral surge a raíz del Atleti, y precisamente por ella, me alejaré de él. Creo que el primer motivo lo explicaré con más calma en uno de los textos extensos que tanto disfruto. El segundo es sencillo, a cuatro mil kilómetros de casa dudo que pueda ir en moto al Metropolitano.


Creo que mi amor por el Atleti aguantará la dureza de la distancia. Puede que mi ausencia en la grada no sea muy notada. Y eso que después de varios años por fin soy amigo del de mi izquierda, con quien critico al parroquiano de bar que de sienta detrás de nosotros. Por citar alguna de sus perlas de hoy, el insoportable ser de mi espalda ha afirmado en el minuto cuarenta que era muy raro que estuviera Llorente en la derecha y no Lodi, que ni estaba jugando.

Echare de menos mis encuentros con Lucho en las escaleras. También las discusiones con Romi y su profundo odio a Correa, y por supuesto el averiguar los cambios con mi hermano. Puede que en la distancia aprenda a valorar lo que supone ir cada fecha al campo, porque últimamente me he acomodado. Reconozco que hay días en los que no siento los nervios que hace varios años me acompañaban, y puede que la distancia me ayude a recuperarlos.


Parece que el de hoy va a ser mi último derbi, porque aunque mantenga mi abono en la distancia, dudo que pueda ir a todos los partidos que me gustaría. No me queda otra que buscar algún atlético en Tallin, y en caso de no encontrarlos, me tocará evangelizar con la palabra y obra de Diego Pablo.


Hoy el Atleti ha ganado, pero de fútbol hablamos otro día.


Domingo 8 de mayo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 268


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo