265 - El cielo de Madrid.

Una de las mayores muestras de afecto de nuestra querida ciudad son los colores que dibuja en su cielo. Podría decir que hasta el grisáceo color invernal y contaminado tiene cierta belleza, pero para que hablar de eso pudiendo hablar del azul primaveral que tanto voy a echar de menos.


Madrid, como toda ciudad supongo, juega con las formas de sus edificios. Las sombras son cambiantes, cada mes es único, y edificios que transmiten tristeza a una hora del día concreta se convierten en expresiones de elegancia y júbilo.


Cuando voy en moto suelo fijarme en las esquinas de Madrid, esas que tanto gustaban a Pereza. Además de robar una mirada a cualquier despistada joven, intento quedarme con ángulos arquitectónicos, no vaya a ser que si algún día me da por ser arquitecto, olvide tanta inspiración de nuestra castiza ciudad.


No sé muy bien si en Estonia habrá un cielo tan bonito y cambiante como el madrileño. Pero lo único que me queda es disfrutar de este mes que me queda aquí, quien sabe si descubro algún color nuevo del cielo de Madrid.


Jueves 5 mayo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 265




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo