243 - ¡Ay la perspectiva!

Actualizado: 15 abr

Una de las mayores virtudes que uno puede tener en esta vida es la perspectiva. Ser capaz de valorar según corresponde en tiempo y forma. Y en esa virtud tan poco frecuente en nuestra moderna sociedad cortoplacista florece el sentimiento colchonero.


Perspectiva es saber de dónde vienes y valorar el día a día, el partido a partido. Perspectiva es enfadarte con tus padres y que te perdonen. Perspectiva es entender que esa putada de tu colega no es para tanto. Y por supuesto es entender que ese primer amor no era para tanto.


Esta dichosa virtud de tan difícil práctica permite relativizar los mayores agravios, y en especial entender que toda ofensa duele porque se daña aquello que uno quiere. Por eso la derrota en determinados casos supone una alegría.


Al otro lado de Castellana se ríen, creen que es una excusa para no aceptar la derrota, y lo que no entienden es que me desgarra de tal manera la derrota que logro poner en perspectiva mi amor colchonero. Porque el Atleti es un amor fraternal, y si esperas algo a cambio olvídate de las rayas canallas de los colchones. Yo quiero a mis padres por sus constantes muestras de coraje y corazón, no por sus logros profesionales. Yo quiero a mis jugadores por muchas cosas, pero no por sus títulos.


Hoy el Atleti ha perdido en el campo y ganado fuera de él. Porque los resultados se olvidan, pero este dolor de pecho y tembleque de piernas es para toda la vida. Y creedme si os digo que en este dolor tan profundo soy feliz. Porque para sufrir así uno tiene que querer mucho, y en mi vida daría todo por el Atleti, al igual que por mis padres.


Miércoles 13 de abril de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 243



35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo