241 - Ya huele a primavera.

Madrid ya huele a primavera, y lo noto al ir en moto. El aire entra y ventila mi casco, dejando a su paso un aroma fresco y primaveral.


Tal vez tenga un exceso de olfato, o puede que exagere para poder escribir este texto. Pero la realidad es que hay determinados olores que son inconfundibles. El asfalto húmedo, las flores de Castellana o el césped recién cortado del Retiro.


Todos los olores madrileños se ponen de acuerdo al llegar la primavera. Bailan por las calles de la capital, dejando a su paso una sonrisa para todos los que como yo se fijan en ellos.


Por la noche hay aún más matices, la ausencia de coches y la bajada de la temperatura hacen que junto con la brisa áspera de medianoche uno pueda disfrutar aún más de la llegada primaveral.


Hace un año, cuando no tenía esta lesión que me entristece, salía a correr pasadas las diez. Disfrutaba de la humedad de la politécnica o del parque de Berlín. Callejeaba por Pío XII aprovechando los jardines que hay en cada esquina, era feliz con la frescura madrileña.


Ahora escribo esto con algo de nostalgia. Entristecido por mi imposibilidad de salir a correr, y con el único deseo de ser capaz de recorrer una veintena de kilómetros cada noche.


Lunes 11 de abril de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 241




1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo