240 - Ocho meses bajo la luz de Madrid.

Doscientos cuarenta días, ocho meses de recuerdos diarios acompañados por las ganas de dejar por el camino algo escrito por lo que merezca volver a leer. En estos ocho meses de escritura diaria ha habido todo tipo de recuerdos. Me sorprende al releer, la cantidad de sutiles pistas amorosas que he ido dejando por el camino, y es que este último año ha sido uno de mucho café y tontería y poco flechazo.


Es divertida esa pequeña línea entre flechazo y tontería, el primero te pilla desprevenido y el segundo es fruto del intercambio constante de mensajes y llamadas. Pero los dos son divertidos, tan divertidos que pueden hacerte perder la cabeza, aunque por suerte no he sufrido eso que a tantos amigos míos afecta.


Ayer hablaba con mi amigo Willy, y tal vez esto sea algo de la edad, pero los dos hemos sufrido lo mismo, mucha tontería y poco flechazo, y claro, cuando uno puede releer ocho meses de infructíferos posibles amores no queda más que reír. Al final escribir sirve para poco más que acordarse el día de mañana de lo complicado que es esto de la vida amorosa en la capital española.


Ahora llega la primavera, con sus frescas brisas e indecentes susurros todos los jóvenes salen a la calle con una mirada nueva y un espíritu distinto. Hay ganas de conocer y dejarse conocer, y en esa ilusión por salir de casa, el amor primaveral florece.


Es complicado ir en moto y no distraerse en cada semáforo, Madrid está lleno de mujeres guapas. Desde las que llevan flores hasta las que pasean con su perro, sin olvidarnos de las despistadas influencers que no alzan la mirada. Tampoco ayuda la complicidad de la luz, porque a eso de las siete Madrid tiene un color bajo el que es fácil sentirse guapo, y claro, el que ahora escribe esto va guiñando el ojo en cada semáforo.


Hoy quería escribir de la luz, de lo mucho que me gusta Madrid en las noches de abril, y en especial de como este diario ha derivado en una reflexión diaria más allá del recuerdo con contexto, y puede que sea un acierto, en doscientos cuarenta días volvemos a hablar.


Domingo 10 de abril de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 240




25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo