229 - No sé.

Hay días en que no sé muy bien que escribir, tal vez sea por mi voluntad de hacer de este diario un sincero reflejo de mis vivencias, o puede que no sepa explicar muy bien mi día a día.


Creo que deberíamos (y hablo en plural) empezar a normalizar el no saber muy bien qué pensar o qué decir. Los silencios no tienen que ser incómodos, y la falta de palabra no significa indiferencia. Es cierto que esto lo digo pensando en casos muy concretos, y tal vez sea algo o injusto, pero hay veces en las que no sé muy bien qué esperan de mí.


En esta falta de sabiduría que hila el recuerdo de hoy, podría englobar muchas de mis grandes dudas. A escasos meses de mis veinticuatro no sé muy bien donde estaré en un año. Cada día que pasa me veo más lejos de mi querido Madrid, y es que por mucho que sea un oasis en un país quebrado, no ofrece lo suficiente como para quedarme.


No sé muy bien qué quiero hacer. Hablo con mis amigos, y todos se imaginan fuera. Aquí se vive muy bien, pero el panorama social y económico es tan desolador que no sé muy bien que pensar.


Uno siente impotencia al dar una vuelta por LinkedIn y comprobar como en España se cobra en torno a dos veces menos que en muchos otros países, y todo ello saliendo de trabajar tres horas más tarde.


Tampoco ayuda ver a la clase política jugar con el dato, porque al final solo se recordará el relato. Y entre escándalos y ruedas de prensa yo ya he vivido diez años donde el relato mató al dato.


No sé muy bien que será de mi, y mucho menos del futuro de mi país. Lo único que tengo claro es que este blog me ayudará a recordar cuando me falle la memoria lo que pasaba por la cabeza de un joven cada día más agorero en un país decadente y roto.


Miércoles 30 de marzo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 229




7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo