216 - Cansancio e ilusión.

Escribo este recuerdo con el cansancio propio de una resaca, algo anómalo teniendo en cuenta que hace novecientos veintiocho días que no bebo. Y es que los viajes, y más en los que uno recuerda que está vivo, dejan a uno aturdido y cansado.


En ese cansancio tan típico del joven que trasnocha por hablar con su ligue, he descubierto una sensación nueva. Una cierta ilusión modesta y tímida por hacer poco y hacerlo bien. Parece ser que cuantas menos fuerzas tengo más cuidadoso soy, tal vez porque sea consciente de que me va a ser imposible llegar a todo, o simplemente me cueste todo el doble de tiempo.


Otro efecto secundario de los viajes es el tener que sincronizar y actualizar mi pequeño oasis bloggero. Tengo que subir tres recuerdos, otros cuatro cafés y corregir varios errores de formato. Esta afición se está empezando a convertir en un segundo trabajo, y por mucho que lo disfrute me asalta las dudas.


Me ilusiona llegar a casa y ver el curro que hay detrás de mi pequeña web, algo que en el día de hoy ha ido de la mano de todos los atléticos a los que les gustó mi texto del otro día.


He descubierto una ilusión en el cansancio, y con cuatro carretes de Manchester por revelar y alguna hora de curro en el blog por delante solo espero que no haya cansancio en mi ilusión.


Jueves 17 de marzo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 216




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo