207 - ¿Qué haría sin moto?

Actualizado: 9 mar

Desde hace ocho meses tengo la suerte de tener moto, una Vespita de ciento veinticinco que aunque le cueste subir Joaquín Costa me lleva a todos lados.


Es mucho el tiempo que me ahorro en mi día a día con los callejeos y zigzagueos en moto. Puedo ir al trabajo en poco más de cinco minutos, y tomar café con cualquier amigo en algo más de diez. Una amiga mía se ríe que pronto no habrá persona que no se haya subido conmigo, y algo de razón tiene.


Al igual que con las zapas, una moto está para usarla, y hay algo que hace muy especial el desgaste por el uso diario. Tengo un pequeño arañazo de cuando el viento la volcó, varias esquirlas desgastadas por alguna piedra del camino y un retrovisor más desgastado por tocarlo cada vez que me hago una foto.


No sé muy bien que haría yo sin mi vespita, desde luego no podría ir al Registro antes de ir a comer a casa. Tampoco podría coger el túnel de Azca con Miguel después del curro y desde luego no podría acercarme a tomar algún que otro café de esos que tanto me gustan.


Esta reflexión no es casual, y estar hoy ha sido un día poco predecible. He tenido cuatro posibles planes a los que podría haber llegado en moto. Todo para que al final haya acabado en casa volviendo a ordenar mi Spotify después de una caída de red mundial.


Y al final no me ha quedado otra que ponerme a pensar más de la cuenta, y entre tanta idea y enfado transitorio uno acaba valorando lo que da por sentado, como mi vespita verde.


Martes 8 de marzo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 207






2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo