205 - Domingo de curro.

Hoy me apetece quejarme un poco, pero no en el sentido típico, sino en una mezcla de agradecimiento y felicidad. Creo que se ha perdido la virtud de la queja, en parte por la falta de pensamiento crítico, pero ese es otro tema. Una buena queja tiene que estar fundamentada, porque la queja que carece de motivo es infantil e insoportable. Una queja con fundamento no deja de ser un acto de crítica constructiva, y hemos perdido la queja sensata, algo que hoy quiero reivindicar.


Creo que toda persona debería poder quejarse de situaciones de su día a día, y dejadme que os diga que soy el primer defensor de la forma de vida estoica. Considero necesario aprender a lidiar con los perros y sus ladridos, pero hay situaciones que requieren dejar la túnica estoica a un lado y expresar qué se siente.


Podría hablar de las grande quejas de mi vida, especialmente aquellas que tienen que ver con la diferencia de trato, incluso cuando se enarbola el “a cada cual según sus capacidad”, pero dejadme que os diga que esta queja es mucho más sencilla y se limita al prejuicio. Y es que el prejuicio no deja de ser una opinión sobre algo que se conoce mal. No deja de ser algo humano, y muy español, pero el prejuicio cuando uno sabe que desconoce sobre el tema es una situación que me hace redactar este recuerdo.

Debe resultar muy cómodo ampararse en las convicciones propias para tratar al prójimo, y puede que quien escribe esto, esté prejuzgando desde una butaca de Starbucks, pero la perspectiva del tiempo me hace pensar que mi queja está fundada.

Llevo ya casi tres horas currando en el blog, editando todo tipo de flecos y errores de la página web, y aun con toda esa distracción no puedo evitar pensar en el trato que te brindan aquellas personas que desconocen el trasfondo. Haría mucho bien enseñar a “ir al hueso” como decía el Cholo.


Hoy también juega el Atleti, y algo me dice que va a ser un partido maravilloso, y precisamente por eso escribo este recuerdo, antes de comprobar si me equivoco o no.

Benditos domingos de queja y curro, puede que me aficione a ellos.


Domingo 6 de marzo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 205


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo