202 - El tiempo entre lluvia.

La vida es eso que ocurre entre plan improvisado y devenires del azar. Y es que solemos pecar de andar con pies de plomo, y claro, con tanta tranquilidad y plan conocido uno acaba viviendo su juventud sin salir de su burbuja social.


Tengo varios amigos a los que sé que puedo llamar con poco tiempo para proponerles cualquier plan que no sea el ya tan repetitivo copas y salir. Entre ellos está uno de los primeros personajes de este conjunto de recuerdos, un madrileño convertido en mallorquín con aires de francés llamado Yoryio (o Jorge, para los más conservadores).


Mi llamada en este caso fue más un mensaje imperativo con las palabras de “plan raro, jueves, Sobrini, Laura, Clara”. Y es que ir a al musical de “El tiempo entre costuras” pudiendo ir a Café de París no deja de ser cuanto menos una decisión de la que esperar muy poco.


Precisamente por ese no esperar nada del musical lo pasamos tan bien, y aunque Clara me regañara por reírme de los tópicos amorosos y de algún gesto poco creíble, la realidad es que Sobrini, Jorge y yo disfrutamos. Lo mejor de todo es que quien nos invitaba, Laura, tampoco sabía de que iba el musical, y claro, cuando vimos que había espías todos pegamos un pequeño salto en la butaca.

Más allá del musical ayer fue un jueves de lluvia y frío, mis amigos tenían partido de fútbol, y mi pie no me permite jugar, algo que echo mucho de menos. Jugar bajo la lluvia es de mi grandes placeres, la pelota corre más y a mi me obliga a jugar con más intensidad, algo parecido a lo que le pasaba ayer a Sira cada vez que se metía en un lío.

Ayer fue un jueves entre tiempos de lluvia y amagos de planes, porque la penúltima copa fue un desastre, y ni si quiera el amago de un kebab a la una y media de la mañana consiguió levantar los ánimos de una ciudad muy parecida a la del musical que vimos.

Jueves 3 de marzo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 202




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo