201 - Japonés con Pablo y Leti.

Tener amigos que se apunten a cualquier plan es una grandísima ventaja, más aún si son generosos y comparten su tiempo contigo, aunque sea con algo de prisa un miércoles a medio día.


Creo que mi yo de dentro de varios años me regañará en sus recuerdos por comer fuera de casa creyendo que mi cartera se lo puede permitir. Y es que los abogados (o como se llame lo que hago antes de estar colegiado) cobramos en promesas, y eso no suele pagar las comidas en Shushita un miércoles a las dos.


También os digo que la vida está para compartirla con amigos, y al final el dinero no vale tanto, y las tertulias cada vez valen más. Incluso en las que se habla sin saber, porque aunque no sepamos nada de Ucrania, de gasolina o de sanciones económicas no hay nada más español y más divertido que sentarse con los que quieres a solucionar el mundo.


Entre sashimi y rolls hemos ido alternando nuestras propuestas de paz mundial con algún cotilleo, Pablo andaba más preocupado por su inicio en el golf y Leti me pedía más detalles sobre mis cafés pendientes.


Con los cafés hemos hablado de lo realmente importante, de mi blog (imitando a Umbral), y de lo mucho que me gustaría poder dedicarle más tiempo, y es que aunque me queje, ver subir el número de recuerdos me enorgullece.


Aprovechad y solucionad el mundo con vuestros amigos, no vaya a ser que alguno tenga razón.


Miércoles 2 de marzo de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 201



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo