198 - Un café con Wass.

Desde que me lesioné en noviembre mis domingos no han vuelto a ser igual. Las tardes de fútbol y nervio se han sustituido por copiosas comidas y algún café pendiente. He pasado de correr por la banda derecha a dormir boca abajo, y he sustituido mi bebida isotónica por varios solos dobles y algún agua con gas.


He perdido gran parte, por no decir toda, mi forma cardiovascular, tengo que correr un medio IronMan en ciento veintiséis días, y una semana después de mi infiltración mi lesión no ha mejorado. Empiezo a plantearme la posible operación como único medio de salir de este pozo sin fútbol en el que me encuentro, pero bueno, ese es otro tema.


Como podéis ver, mis problemas se limitan a mi imposibilidad para correr, gozo de una salud y felicidad que en otras épocas de mi vida envidiaría, y encima ligo, pero claro, sin el fútbol nada es lo mismo.


En este contexto me ha citado mi querido Wass, uno de los pocos (por lo decir el único) que ha estado conmigo en aquellas noches de biblioteca amenizadas por cigarros y Redbulls. Él no sé acuerda, pero cuando me dijo que se iba a estudiar a Inglaterra lloré un poquito, y es que logramos una amistad bastante sólida a base de quejas y música en aquel Yaris a las dos de la mañana.


Éramos muy jóvenes, y no quiero sonar a perro viejo, pero con nuestros respectivos dieciocho y diecisiete años éramos bastante insensatos. Incluso logramos liar a otros amigos para ir a Sierra Nevada en busca de nuestros respectivos amores de verano, de los que hacia meses que no sabíamos nada


Airport tavern estaba cerrado, por lo que hemos acabado yendo a Orellana, terraza que parece entrará en mi lista de habituales. Hemos hablado un poco de todo, y a la vez de nada. Y es que con veintitrés años uno se encara con la vida, tratando de entender porque pelea de vuelta, y muchas veces hace falta entender que uno está dentro de un ring en el que hay que pelear.


Quiero mucho a mi amigo Wass, aunque no le gusten las flores y no me reconozca que le gusta este blog.


Domingo 27 de febrero de 2022

Madrid

Recuerdos con contexto 198






9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo