188 - Las peras del olmo

Me dice mi amiga

que si sabía que era un olmo,

el árbol imponente

detrás de nosotros.


No me había fijado,

en tan extenso tronco,

recubierto por los rayos

del reflejo de los colmos.


Hablamos un buen rato,

de los más ociosos,

de aquellos impotentes

que no dan palos.


La expresión es muy española

curiosa cuanto menos,

se refiere a lo imposible,

aunque sea certero.


Es un decir algo antiguo

que aplica a los días

me pregunto con mi amiga

en su jardín a medio día.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

He dado muchas vueltas a esta última poesía, ya van doscientos poemas y aún no sé de lírica. Me planteo si es lo mío, las rimas sin salida ya van miles de versos y aún no se improvisan. Son historias

Cuando era más joven, por no decir pequeño un músico maño, me enseñó el fuego, me dijo, “oye Lazarillo, tú tan cafetero, prueba esto, dame dos de limón, camarero” Probé aquella pócima, como si fuera v

En el libro anterior, sentía vértigo, me daba pavor llegar al final, no quería poner puntos sin más. Ahora que escribo, con algo más de estilo, que al menos entiendo las rimas que digo, me parece curi